martes, 30 de junio de 2015

Esperando la conexión grecoastur


La adjunta captura muestra la recepción que nos brindó ayer la edición digital de La Nueva España.


La imagen nos ha suscitado dos reflexiones. La primera es que la superficie dedicada a la información es, aproximadamente, la cuarta parte de la total. Somos conscientes de que no es barato mantener un periódico, pero se nos hace un poco excesivo. A ver si les va a pasar lo mismo que al hostelero que cada vez ponía menos jamón en los bocadillos y acabó echando la culpa de su ruina a la crisis.

La segunda reflexión es que parece increíble que los avezados redactores de este diario no hayan encontrado, según suponemos manda su libro de estilo, una conexión asturiana en el asunto del "corralito" griego. Seguro que hay por ahí tremendas historias de algún hijo putativo de cualquier marinero astur que tuviera por costumbre recalar en El Pireo, o incluso de algún erasmus que posiblemente se instruyera por estos lares en como beben los asturianos, no en vano esta es la última Comunidad Autónoma que permitió emborracharse a los 16 sin transgredir la ley. Eso era ser de izquierdas para no tan pocos. Volviendo a lo que nos ocupa, el caso es que resulta manifiesta la nula adaptación de la noticia griega a los conocidos gustos de la clientela del periódico asturcatalán. 

Y aun resulta mas llamativo cuando mísmamente ayer, a la hora de informar de algo que tanto debería unir a los españoles como son la son las secuelas del terrorismo de Eta, precisamente porque ser español es lo que te convertía en blanco, resulta que la mención del titular se restringía a las víctimas astures. No se puede ser mas provinciano en el mas mísero sentido que tenga esa palabra. Como si lo importante no fueran los 379 crímenes que siguen impunes. Tal es el caso de uno tan execrable como el que recuerda Javier Carballo en El Confidencial sobre el que el abertzalismo no deja de intentar marcar ridículas distancias. Háganse un favor siguiendo el enlace.

Nosotros seguiremos atentos, porque damos por seguro que acabará por aparecer la ansiada conexión grecoastur.



Última hora: como era previsible, la profesionalidad de la plantilla del Grupo Moll ha conseguido superar el reto.


lunes, 29 de junio de 2015

Cuando la inspiración procede del arte (LVIII): mas caricaturas inspiradas en el Laocoonte



Terminábamos la entrada del pasado lunes con una caricatura publicada en 1911 en la revista satírica Puck , pero las basadas en el Laocoonte tiene una tradición que arranca bastante antes.


La primera que conocemos está firmada por Brackmere y fue publicada en el suplemento de "Harper's Weekly" del 7 de octubre de 1871. Representa al cacique del Partido Demócrata conocido como BossTweed (enlace en inglés, no tiene artículo en español en la Wikipedia aunque hay referencias al personaje en el dedicado al Tammany Hall) enredado por la serpiente que representa a la prensa. De hecho, este corrupto personaje sería encarcelado al año siguiente.


Seguimos con una obra de Frank Bellew que fue publicada en el Daily Graphic el 25 de abril de 1874.  En la misma la agricultura, que ocupa el lugar central de la composición, corre, junto a la industria manufacturera y el comercio, el riesgo de perecer estrangulada por el monopolio ferroviario. A su lado puede verse una viñeta de Lindley Samboume  aparecida en la revista Punch el 16 de junio 1909 en la que se criticaba el coste del servicio telegráfico cuyos cables componen el texto "Cable Rates". El personaje central es John Bull, una habitual representación de Gran Bretaña, que aparece acompañado por las personificaciones de Sudáfrica y Australasia.



En otra viñeta de 1917 nuevamente es John Bull quien en este caso contempla a los agricultores de Glamorgan aprisionados durante la guerra por la apatía, los prejuicios, la pereza y las excusas, entre otros indeseables males.


Una peculiar versión marina formada por nereidas fue creada también hacia 1917 por 
Rudolf Herrmann para la revista austriaca Die Muskete (el mosquete). Una alusión al daño que los submarinos alemanes hacían a las potencias aliadas.



Seguimos con un viñeta de David Low publicada el 12 de febrero de 1927 en The Star que ilustraba como atenazaban las películas americanas al cine británico. A su lado una versión de Bernard Partridge aparecida en el número de la revista Punch fechado el 24 de mayo de 1939. En ella Hitler y Goebbels aparecen engalanados con guirnaldas con mensajes como "paz", "no agresión" y "pactos pacíficos" mientras desplazan al Ministro de Asuntos Exteriores nazi Ribbentrop fuera de la escena. 


Muy singular resulta la versión realizada en 1939 con ranas por Wilhelm Höpfner que seguramente les evocará la versión de Tiziano que ya hemos recordado en la entrada precedente de esta serie.
  

Charles Adams, el creador de la siniestra familia Adams, fue un prolífico creador de viñetas. La muy laocontiana carnicería que sigue fue una de las muchas que publicó en The New Yorker.



Un ejemplo reciente es el realizado por Dave Brown, un auténtico campeón de apropiacionismo sobre cuya obra inevitablemente volveremos, para el periódico británico The Independent (18/9/2014). La ilustración titulada con un anfibológico "Going viral", hay viralidad en la red y otra mas letal, muestra a Obama lidiando una dura batalla contra el virus del ébola acompañado por dos bien protegidos sanitarios. Pero ya sabemos por experiencia que, a veces, ni así.



Steve Bell es otro famoso caricaturista británico que también se ha servido de este grupo escultórico como vemos en una viñeta de 2010 y otra de 2008. Debajo la interpretación de Martin Rowson fechada en 2013.



De 1960 es el MacLaocoon en el que Vicky (Victor Weisz) representó a Harold MacMillan atrapado junto a De Gaulle en los problemas de Europa. Debajo una versión publicada en 1953 por Leo Jordan a cuenta de las relaciones de las grandes potencias con la China de Mao (René Mayer fue un primer ministro francés que ocupó el cargo durante poco mas de seis meses).



Pero los ejemplos de recreación del famoso grupo escultórico son verdaderamente innumerables, valga una decenita como muestra en la que se pone de manifiesto lo bien que se adapta este icono, entre otras cosas, a la representación de las crisis petroleras.




El comic también ha recurrido con cierta frecuencia a este clásico. Un primer ejemplo puede ser la tira de 1935 de la serie Vater und Sohn dibujada por Erich Ohser.


En el caso de las aventuras de Alix dibujadas por Jacques Martin, en el album "La Conjura de Baal" se representa un encuentro con la supuesta obra original (lo de supuesta es por ese brazo representado en alto).



Muy distinto es el homenaje realizado por el dibujante belga Morris por medio de sus hermanos Dalton.
Por su parte, el gran Uderzo se sirvió de un musculoso esclavo, sospechosamente parecido a Sylvester Stallone, al que hizo posar en el libro "Los laureles del César" imitando, además, 'El Pensador' de Rodin y 'El Discóbolo' de Mirón.











Ya para finalizar añadimos un detalle del Lacoonte de Uderzo junto a dos portadas de comic con plásticas que evocan el sufrimiento del desdichado sacerdote de Apolo, pero vamos a tratar de evitar caer en la tentación de asociar con el famoso conjunto escultórico toda serpiente enroscada a una mas o menos doliente víctima porque alargaríamos en exceso esta entrada.






sábado, 27 de junio de 2015

Apoyemos, pero sin hacer el ridículo


Hoy les traemos la portada de La Nueva España del pasado jueves con la intención de que reparen, justo en el centro de la misma, en el impactante titular con que nos obsequió ese delirio diario“Un revolucionario carbón inventado en Asturias”. 

Como el artículo no está accesibe mas que para los suscriptores les aclararemos que versa sobre los xerogeles, unos materiales sobre el que sin duda mucho saben los investigadores Ana Arenillas y José Angel Menéndez. Precisamente por ello no tendrán dificultad en aclarar al redactor que no fueron inventados en Asturias, ni siquiera los de carbono. Y no es grave, porque lo bueno es que haya gente, como la entrevistada, que esté trabajando en buscarles aplicaciones y en mejorar los procesos de fabricación, que es lo realmente interesante. Así que se nos hace contraproducente recurrir a semejantes tonterías para divulgar y apoyar el trabajo de estos investigadores del Incar (Instituto Nacional del Carbón, un centro adscrito al CSIC). ¿Se imaginan que algún potencial comprador los tome por gentes poco serias al hilo de la que evidentemente no es su afirmación?

Es loable que este mismo periódico ya haya hecho referencia anteriormente a su trabajo, sin caer entonces en los absurdos excesos de ahora (ver artículo de 2012). El motivo de la noticia era en aquella ocasión la concesión del premio Sodeco a la empresa Xerolutions (web ¡sólo en inglés) creada por esto investigadores para fabricar estos geles deshidratados, de ahí lo de xero-, con el procedimiento que han desarrollado. La crónica de la tele autonómica  añadía en aquel entonces que “la compañía ya da trabajo a otras dos personas (aparte de los fundadores) y prevé aumentar su plantilla a diez trabajadores en 2014”, pero nos da que las cosas, de momento, van a otro ritmo. Así que hay que seguir apoyando.

Durante la documentación de este apunte hemos dado con que Jose Angel Menéndez es autor de un interesante libro de divulgación titulado “El carbón en la vida cotidiana. De la pintura rupestre al ascensor espacial” que puede hojearse parcialmente en Google books. De ahí nos hemos traído una página que nos ha gustado particularmente en la que se hace una reseña sobre el olimpiceno, una muestra que nos ha animado a comprárnoslo en versión electrónica por tan solo 4,5€. Ya que no podemos colaborar mucho en lo de los xerogeles, a ver si al menos animamos a mas gente a utilizar otras vías para apoyar a los investigadores locales. Lo dicho, apoyar pero sin hacer el ridículo.







P.S.- En la pugna de excesos periodísticos, casi siempre inspirados por la exaltación localista, que mantienen los dos diarios publicados en Asturias, el gijonés "El Comercio" cada vez se aplica mas. Vean como titulan hoy el acto que daba pie a nuestro anterior apunte.

Qué tiempos cuando los santuarios eran de acceso gratuito. Creemos que Covadonga todavía sigue siéndolo.

jueves, 25 de junio de 2015

Inflación alonsiana



Con varios años de retraso, parece que, por fín, mañana va a ponerse en marcha un antiguo objeto del deseo del socialismo asturiano que no dudó en arrancárselo "a golpe de talonario" (que luego resultó no tener tanto fondos como se creía) al hasta hace nada pepero Ayuntamiento de Oviedo. Nos referimos al Complejo Deportivo Fernando Alonso que no llega en un momento en el que el piloto ovetense exhiba precisamente un gran tirón.

Si el sábado pasado hacíamos referencia a las debilidades de la Wikipedia, no parece este apunte el peor lugar para traer el correspondiente artículo de la internetal enciclopedia como ejemplo de entrada manifiestamente mejorable que, entre otras inexactitudes, da por inaugurada la instalación en 2011. Por cierto, ¿interesará tanto este asunto a indonesios y polacos como para merecer versiones en sus propios idiomas? Misterios del esforzado wikipedismo.

Vamos ya con la explicación del título de este post. Como documenta la adjunta captura de pantalla, la propia web oficial del Museo Fernando Alonso deja claro que el contenido de la colección que se exhibe es el mismo que fue presentado en Madrid en octubre de 2013 en la sala de exposiciones del Canal de Isabel II. Pero hay una llamativa diferencia, la entrada general de aquella muestra costaba 7 euros y la reducida para mayores y estudiantes 3,5 euros, mientras que los precios que ahora anuncia la instalación asturiana son 15 euros para el público adulto y 10 tanto para los menores de 12 años como para los mayores de 65. Ahora ya podemos pasar a definir la “inflación alonsiana” como aquella que se encuadra en una horquilla que va del 114% al 186%. Bolivariana, vamos (enlace a la justificación de esta afirmación).


A falta de conocer los detalles del acuerdo firmado entre la Fundación Fernando Alonso encargada de la explotación del invento y el Gobierno del Principado de Asturias, que es quien ha pagado los 5 milloncetes que ha costado la instalación, mucho nos tememos que se cierne sobre esta pésimamente gobernada comunidad otro desastre museográfico mas. 

Y van...

miércoles, 24 de junio de 2015

Otro probable record del mundo ignorado

Madrid podría tener en el enlace que conecta la M-30 (recorrida en sentido horario) con la M-40 un récord mundial, si no absoluto, al menos en la categoría de vías de primer orden. Al menos, nosotros no tenemos noticia de ningún otro caso de una bifurcación quíntuple en carreteras de importancia semejante a la que tiene un enlace entre las dos grandes circunvalaciones de la capital.

Si van a circular por ahí, máxime si se proponen utilizar la opción de cambio de sentido que ofrece la M-30, les recomendamos encarecidamente que vayan con las ideas claras.

La señalización previa engaña porque invita a pensar que tan solo se trata de una opción triple, la que anuncia el panel que les mostramos a continuación:
Pero al acercarse a la bifurcación observarán que la opción M-30/A-6 ha desaparecido del siguiente panel y ha sido relegada a una pequeña señal vertical situada ya en plena intersección. Eso si la mala alineación de las flechas del panel y los carriles no le han hecho creer que por ahí a donde se va es a “El Pardo”. Ese cartel azul hay que moverlo un par de metros a la derecha cuanto antes y añadir además la hurtada señalización azul M-30/A-6.
Pero la cosa tiene mas complicación, porque por mucho que la quinta opción sea de uso restringido puesto que se trata del acceso a un centro de conservación, el conductor que busque el cambio de sentido aun debe optar entre dos alternativas: tan solo una fracción de segundo para decidir si por la derecha o por la izquierda.

Añadimos uno detalle de las señales que explican la iferencia entre la doble opción que ofrece el giro a la izquierda. Nos quedamos con las ganas de preguntar a los trabajadores del Centro de Conservación si tiene muchos visitantes involuntarios.

Para terminar les mostramos por cortesía de Google Maps y Streetview, fuentes de toda la documentación  gráfica que hemos utilizado, el reto que supone esta bifurcación. Espacio para anticipar alguno de los desvíos hay. Ganas parece que menos. A fin de cuentas quizá sea mas una fuente de equivocaciones que de accidentes, así que mucho nos tememos que hasta que no se produzca uno de la gravedad políticamente necesaria la cosa seguirá como está: un increíble cinco en uno.

lunes, 22 de junio de 2015

Cuando la inspiración procede del arte (LVII): el Laocoonte


El conjunto escultórico del Laocoonte es una de las obras del arte clásico mas famosas y lo es, no solo por su singular plástica que es modelo de la representación del dolor, sino porque, además, ha vivido una singular peripecia histórica. 

Conocida su existencia por la descripción que hizo Plinio el Viejo en su obra Naturalis Historia donde ya deja constancia de su autoría ("Atanodoro hijo de Hagesandro, Hagesandro hijo de Peonio, Polidoro hijo de Polidoro, rodios, hicieron"), no es difícil entender la conmoción que causó su descubrimiento el 14 de enero de 1506 en una viña cercana a la basílica romana de Santa María la Mayor, en un terreno que había ocupado el Palacio del Emperador Tito donde precisamente la había contemplado Plinio hacia el año 70. Y es que se trataba de la única gran escultura griega conocida de la que no sobrevivía ninguna copia.

La muerte de este sacerdote de Apolo juntos a sus hijos (aunque en alguna versión tan solo perece uno de ellos) fue narrada por varios autores griegos y romanos. Destaca entre esos relatos el realizado por Virgilio en la Eneida (29 a. C.) cuando hace que sea el propio protagonista Eneas quien cuente a Dido la estremecedora escena: «Dos grandes serpientes surcan al mar; elevan sus pechos entre las olas y asoman en el agua crestas de sangre. Certeras, avanzan contra Laocoonte; primero, se enroscan en los tiernos cuerpos infantiles y, a dentelladas, devoran sus pobres miembros; se abalanzan después sobre aquel, que acudía a socorrerles, y aprisionan su cuerpo en monstruosos anillos; en dos vueltas lo agarran, rodeando el cuello con sus cuerpos de escamas y sacando por encima la cabeza y las altas cervices. Él pugna por desatar los nudos con las manos, con las vendas manchadas de sangre seca y negro veneno, mientras lanza al cielo sus gritos horrendos».

Este castigo enviado por los dioses suele atribuirse a la profanación que supuso tratar de destruir un regalo a la deidad, pues fue Laocoonte quien alertó a los troyanos de que el famoso caballo abandonado a las puertas de su ciudad podría ser una trampa. Para la historia ha quedado su frase Timeo Danaos et dona ferentes (desconfío de los dánaos – los griegos – incluso cuando traen regalos). Y fue inmediatamente después de que lanzara unas antorchas en llamas para tratar de quemarlo cuando las serpientes Caribea y Porce emergieron de las aguas para cumplir su siniestro mandato.  

Cuando este marmóreo conjunto fue descubierto le faltaban los brazos derechos de Laocoonte y de uno de sus hijos así como la mano derecha del otro hijo y algunas partes de las serpientes. De su estado en ese momento dan testimonio los grabados de Giovanni Antonio da Brescia como el conservado en el Museo Británico cuya imagen adjuntamos (adviértase la inversión especular de la imagen respecto al original). 

Una primera restauración realizada por Bandinelli representó el brazo doblado pero fue modificada en 1532 por Giovanni Angelo Montorsoli que colocó el brazo de Laocoonte estirado. Entre los que criticaron esa decisión se encontraba Tiziano que realizó una parodia protagonizada por monos que ya hemos traído a este blog en un antiguo apunte dedicado a la Mona Lisa.



Tras diversas peripecias restauradoras que seria prolijo detallar en 1905 se produjo una afortunada casualidad cuando el arqueólogo Ludwig Pollack identificó el brazo original entre los materiales de un taller de escultura próximo a la antigua Via Labicana, confirmando así lo incorrecto de las restauraciones con el brazo estirado. Sin embargo, este no sería modificado hasta 1957 en una intervención realizada por Filippo Magi que dio a la escultura su actual aspecto que comparamos en la doble imagen que sigue con su configuración anterior.


El aspecto actual es el reproducido en la humorística composición de Rob Blechman que fue portada de la revista The New Yorker del 17 de diciembre de 1970 en la que son las cintas de los paquetes navideños las que ocupan el lugar de las serpientes. ¡Esa Navidad cada vez mas comercial!



Sin embargo, es curioso constar como es el antiguo aspecto el que prevalece en otros modernos uso periodísticos de la famosa composición escultórica. En el número de Newsweek del 28/1/1974 es una cinta magnetofónica la que enreda a un Nixon ya muy cuestionado entonces por las grabaciones realizadas para espiar a su rival en la carrera presidencial en el escándalo conocido como Watergate que le obligaría a dimitir. A su lado hemos colocado otra caricatura de la época de similar simbolismos que aunque no tenemos datada con precisión creemos que fue la inspiradora de esa portada de Newsweek.


En la portada del semanario Der Spiegel del 28/08/1995 es el cable que lleva la señal de televisión a los hogares el que atrapa a algunas de las estrellas alemanas del momento con objeto de ilustrar la feroz competencia entre las cadenas.

También es llamativo que ya en 1961 el influyente semanario británico The Economist había utilizado la imagen del grupo escultórico como como metáfora de la que llamaba "Economía Laocoonte" por las "agónicas contorsiones" que según se apuntaba al parecer sufría constantemente entonces la británica.



 




The New Republic representó en abril de 2009 a Barack Obama como el atacado sacerdote de Apolo aunque sin la compañía de sus hijos. Las que son realmente escasas son las recreaciones fotográficas. Que se haya convertido en portada solo conocemos la publicada en 1977 en la revista alemana Pardon que puede verse junto a continuación. Debajo puede verse la del artista chino Shi Guowei.



La famosa obra cuenta con referencias en prensa tan antiguas como la caricatura de Honoré Daumier representativa de la situación política de Europa que fue publicada en el diario satírico parisino Le Charivari el 6 de abril de 1868 dentro de la serie Actualités. En el centro, Gran Bretaña aparece representada en lucha con el nacionalismo irlandés, los llamados fenianos, Italia está atrapada por la llamada 'Cuestión romana', la pugna del gobierno italiano con el papado sobre el poder temporal de la Iglesia, mientras que la tercera figura se encarga de representar los problemas de oriente.



Proseguimos con la ilustración de Henry Meyer para la portada de “Le Petit Journal” del 25 de octubre de 1896 en que la atenazante serpiente es “La nariz de la Triple Alianza” (Alemania, Austria e Italia). Ahí si es correcta la colocación del brazo en alto porque así lucía la escultura entonces.

Anterior, de 1879, es la pieza de Rafael Bordalo Pinheiro (1846-1905) publicada en "O António Maria". En ella el rey Luis I de Portugal junto a sus primeros ministros Anselmo José BraamcampAntónio Maria de Fontes Pereira de Melo son torturados por cuestiones como el Tratado de Lourenço Marques, el ferrocarril de Aveiro a Salamanca o la hidra de la anarquía.




Algunos años mas adelante era la revista norteamericana Puck (14/5/1913) la que utilizaba bolas de béisbol para dar forma a una serpiente que enredaba a unos jugadores marcados con el símbolo del dólar y que portaban los para la época muy jugosos contratos de 8.000, 10.000 y 12.000$. El pie de la ilustración de Louis M. Glackens explica irónicamente que “ninguna otra categoría de trabajadores siente la presión de un demoledor monopolio mas que nuestros mal pagados y sobreexplotados jugadores de béisbol” (“no class of labor feels the grip of grinding monopoly more than our underpaid overworked ball-players”).


Un par de años antes esta misma revista ya había publicado otra parodia de la famosa escultura protagonizada por el Tío Sam acompañado de dos personajes identificados como "Business" y "Labor", o sea empresarios y trabajadores, enredados por serpientes rotuladas como "Tariff Uncertainty" (incertidumbre tarifaria) con un Capitolio convertido en americana Acrópolis como fondo con el que concluimos por hoy.






Adenda 24/4/2016: el recopilatorio The Week llevó a su portada del 22 de febrero una versión singular con un solitario Tsipras, por cierto que con una imagen bastante poco conseguida, haciendo frente en solitario a la troika Unión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo.