martes, 30 de junio de 2015

Esperando la conexión grecoastur


La adjunta captura muestra la recepción que nos brindó ayer la edición digital de La Nueva España.


La imagen nos ha suscitado dos reflexiones. La primera es que la superficie dedicada a la información es, aproximadamente, la cuarta parte de la total. Somos conscientes de que no es barato mantener un periódico, pero se nos hace un poco excesivo. A ver si les va a pasar lo mismo que al hostelero que cada vez ponía menos jamón en los bocadillos y acabó echando la culpa de su ruina a la crisis.

La segunda reflexión es que parece increíble que los avezados redactores de este diario no hayan encontrado, según suponemos manda su libro de estilo, una conexión asturiana en el asunto del "corralito" griego. Seguro que hay por ahí tremendas historias de algún hijo putativo de cualquier marinero astur que tuviera por costumbre recalar en El Pireo, o incluso de algún erasmus que posiblemente se instruyera por estos lares en como beben los asturianos, no en vano esta es la última Comunidad Autónoma que permitió emborracharse a los 16 sin transgredir la ley. Eso era ser de izquierdas para no tan pocos. Volviendo a lo que nos ocupa, el caso es que resulta manifiesta la nula adaptación de la noticia griega a los conocidos gustos de la clientela del periódico asturcatalán. 

Y aun resulta mas llamativo cuando mísmamente ayer, a la hora de informar de algo que tanto debería unir a los españoles como son la son las secuelas del terrorismo de Eta, precisamente porque ser español es lo que te convertía en blanco, resulta que la mención del titular se restringía a las víctimas astures. No se puede ser mas provinciano en el mas mísero sentido que tenga esa palabra. Como si lo importante no fueran los 379 crímenes que siguen impunes. Tal es el caso de uno tan execrable como el que recuerda Javier Carballo en El Confidencial sobre el que el abertzalismo no deja de intentar marcar ridículas distancias. Háganse un favor siguiendo el enlace.

Nosotros seguiremos atentos, porque damos por seguro que acabará por aparecer la ansiada conexión grecoastur.



Última hora: como era previsible, la profesionalidad de la plantilla del Grupo Moll ha conseguido superar el reto.


lunes, 29 de junio de 2015

Cuando la inspiración procede del arte LVIII: mas caricaturas del Laocoonte



Terminábamos la entrada del pasado lunes con una caricatura publicada en 1911 en la revista satírica Puck , pero las basadas en el Laocoonte tiene una tradición que arranca bastante antes.


La primera que conocemos está firmada por Brackmere y fue publicada en el suplemento de "Harper's Weekly" del 7 de octubre de 1871. Representa al cacique del Partido Demócrata conocido como BossTweed (enlace en inglés, no tiene artículo en español en la Wikipedia aunque hay referencias al personaje en el dedicado al Tammany Hall) enredado por la serpiente que representa a la prensa. De hecho, este corrupto personaje sería encarcelado al año siguiente.


Seguimos con una obra de Frank Bellew que fue publicada en el Daily Graphic el 25 de abril de 1874.  En la misma la agricultura, que ocupa el lugar central de la composición, corre, junto a la industria manufacturera y el comercio, el riesgo de perecer estrangulada por el monopolio ferroviario. A su lado puede verse una viñeta de Lindley Samboume  aparecida en la revista Punch el 16 de junio 1909 en la que se criticaba el coste del servicio telegráfico cuyos cables componen el texto "Cable Rates". El personaje central es John Bull, una habitual representación de Gran Bretaña, que aparece acompañado por las personificaciones de Sudáfrica y Australasia.



En otra viñeta de 1917 nuevamente es John Bull quien en este caso contempla a los agricultores de Glamorgan aprisionados durante la guerra por la apatía, los prejuicios, la pereza y las excusas, entre otros indeseables males.


Una peculiar versión marina formada por nereidas fue creada también hacia 1917 por 
Rudolf Herrmann para la revista austriaca Die Muskete (el mosquete). Una alusión al daño que los submarinos alemanes hacían a las potencias aliadas.



Seguimos con un viñeta de David Low publicada el 12 de febrero de 1927 en The Star que ilustraba como atenazaban las películas americanas al cine británico. A su lado una versión de Bernard Partridge aparecida en el número de la revista Punch fechado el 24 de mayo de 1939. En ella Hitler y Goebbels aparecen engalanados con guirnaldas con mensajes como "paz", "no agresión" y "pactos pacíficos" mientras desplazan al Ministro de Asuntos Exteriores nazi Ribbentrop fuera de la escena.


Low volvería sobre el cliché en 1953 en una viñeta publicada el 18 de diciembre en The Manchester Guardian. Llos represenatados son  Konrad Adenauer, 
el secretario de estado de los USA John Foster Dulles, que es quien hace un agónica nueva evaluación de las relaciones de su país con el Reino Unido y Francia ("Look out! He's making an agonising reappraisal"), y el ministro galo Georges Bidault.

Muy singular resulta la versión realizada en 1939 con ranas por Wilhelm Höpfner que seguramente les evocará la versión de Tiziano que ya hemos recordado en la entrada precedente de esta serie.

  

Charles Adams, el creador de la siniestra familia Adams, fue un prolífico creador de viñetas. La muy laocontiana carnicería que sigue fue una de las muchas que publicó en The New Yorker.



Un ejemplo reciente es el realizado por Dave Brown, un auténtico campeón de apropiacionismo, sobre cuya obra inevitablemente volveremos, para el periódico británico The Independent (18/9/2014). La ilustración titulada con un anfibológico "Going viral" (hay viralidad en la red, pero otra más letal), muestra a Obama lidiando una dura batalla contra el virus del ébola acompañado por dos bien protegidos sanitarios. Pero ya sabemos por experiencia que, a veces, ni así.



Steve Bell es otro famoso caricaturista británico que también se ha servido de este grupo escultórico como vemos en una viñeta de 2010 y en otra de 2008. Debajo una interpretación de Martin Rowson de 2013, acompañada de la decrépita versión del conjunto fechada en 2002 en la que encomendó a Margaret Thatcher el papel de Venus de Milo.




En el caso de Ben Jennings, la adjunta ilustración de la crisis griega, con la serpiente representando al FMI, es de febrero 2012.

Pero la afición de los humoristas británicos por esa escultura viene de antiguo. W.K. Haselden publicó el 5 de mayo de 1921 en el Daily Mirror una particular propuesta de restauración de estatuas en la que no faltaba el famoso conjunto griego, que nuevamente incluiría en su análoga propuesta del año 1930. 

 

Proseguimos con la interpretación de Arthur Horner publicada en el News Chronicle del 28 octubre de 1954 que también iba de sugerencias escultóricas, en este caso ante el fracaso de un concurso convocado por los sindicatos británico para decorar su sede ("Following the failure of competitors in the TUC Sculpture Competition, here are some suggestions inspired by Classical models..."). Más detlles obre los protagonistas en el British Cartoon Archive de la Universidad de Kent, cuya documentación ha sido de enorme utilidad en la confección de este apunte. 

Vicky (Victor Weisz) fue un reiterado usuario del icono que hoy repasamos.  En la viñeta publicada en el Daily Mirror el 1 noviembre de 1955 representó a los políticos británicos Walter Monckton, Richard Butler, que luchaba a al vez contra la inflación y la oposición ("He's either wrestling with the snake of inflation, with the opposition or his conscience, dear ..."), y Anthony Eden.  

En la del 7 agosto de 1957 el protagonista era Nikita  Khrushchev que aparecía flanqueado por John Foster Dulles y el ministro británico Selwyn Lloyd.




De 1960 es el MacLaocoon en el que representó a Harold MacMillan atrapado junto a De Gaulle en los problemas de Europa.

El 14 de mayo de 1962 publicó en el Evening Standard una versión con Edward Heath, un barbado Harold Macmillan que sujeta la cabeza de Konrad Adenauer mientras decía que tenía que estudiar un poco más la adhesión al tratado de Roma ("I must study it a little bit longer before I can say if I'll join it..."), Richard Butler y Hugh Gaitskell.


Completamos la colección de Vicky con la viñeta del Evening Standard del 3 de junio de 1965 con N. MacDermot, James Callaghan y Jack  Diamond.

Pasamos a ver una versión publicada en 1953 por Leo Jordan a cuenta de las relaciones de las grandes potencias con la China de Mao (René Mayer fue un primer ministro francés que ocupó el cargo durante poco mas de seis meses).


Otro intensivo usuario de este icono fue Nicholas Garland que se basó en el mismo en diversas viñetas publicadas en el Daily Telegraph. La primera de las que sigue la tenemos sin fechar, mientras que la siguiente es del 5 julio de 1966 y los representados son George Brown, Harold Wilson, Frank Cousins y James Callaghan.


Proseguimos con una versión de 1994 en la que el monstruo representa el cambio, la incertidumbre y la duda. 

Debajo dos protagonizadas por Margarte Thatcher, la primera del 8 de junio de 1979 sobre al crisis del petróleo, y la segunda del 27 de marzo de 1981 en la que le acompañan los políticos Michael Foot, Roy Jenkins y David Steel.


Completamos la serie con unas viñetas de 1999 (19 nov) y 2002 (15 nov) protagonizadas por Tony Blair que aparece acompañado en la que cierra la serie por John Prescott y Gordon Brown.


Si se han molestado en contar, habrán comprobado que en nuestra colección el marcador está Garland 7 - Vicky 5.

Una divertida adaptación al hogar es la realizada por Ronald Searle que fue publicada en el número de agosto de 1992 de la revista Marie France.

Pero los ejemplos de recreación del famoso grupo escultórico son verdaderamente innumerables, valga una decenita como muestra en la que se pone de manifiesto lo bien que se adapta este icono, entre otras cosas, a la representación de las crisis petroleras.







El comic también ha recurrido con cierta frecuencia a este clásico. Un primer ejemplo puede ser la tira de 1935 de la serie Vater und Sohn dibujada por Erich Ohser.




En el caso de las aventuras de Alix dibujadas por Jacques Martin, en el album "La Conjura de Baal" se representa un encuentro con la supuesta obra original (lo de supuesta es por ese brazo representado en alto).



Muy distinto es el homenaje realizado por el dibujante belga Morris por medio de sus hermanos Dalton.
Por su parte, el gran Uderzo se sirvió de un musculoso esclavo, sospechosamente parecido a Sylvester Stallone, al que hizo posar en el libro "Los laureles del César" imitando, además, 'El Pensador' de Rodin y 'El Discóbolo' de Mirón.











Ya para finalizar añadimos un detalle del Lacoonte de Uderzo junto a dos portadas de comic con plásticas que evocan el sufrimiento del desdichado sacerdote de Apolo, pero vamos a tratar de evitar caer en la tentación de asociar con el famoso conjunto escultórico toda serpiente enroscada a una mas o menos doliente víctima porque alargaríamos en exceso esta entrada.









Adenda 10/2017:  Patrick Blower recurrió en su viñeta del 19 de septiembre de 2017 a hacer referencia a la copia del grupo del Laocoonte realizada en 1525 por Baccio Bandinelli que se expone en la Galería de los Uffizi de Florencia. Una pieza en la que inspiró su representación de los líos del gobierno británico ante la conferencia de Theresa May en esa ciudad italiana que eran contemplados por la 'turista' Merkel. Esta tiene a su espalda, a la derecha, el famoso retrato de Federico de Montefeltro de Piero della Francesca que el humorista ha separado de su esposa Battista Sforza que le acompaña en el 'Díptico del duque de Urbino'.

Añadimos también una viñeta Vahan Shirvanian.