domingo, 22 de abril de 2018

Cosas de la lengua (16/2018 - 2ª parte)


El Martes Neológico del Cervantes Virtual se ocupó esta semana de la estevia. Un edulcorante cuya denominación procede del nombre científico, Stevia rebaudiana, de la planta de la que se extrae el producto que está adquiriendo considerable popularidad por las beneficiosas propiedades que se le atribuyen. El citado arbusto de origen sudamericano es conocido desde antiguo, y ya fue estudiado por el botánico Pere Jaume Esteve (ca. 1500 - 1556). Por ello José Cavanilles (1745-1804), otro destacado botánico y naturalista del siglo XVII, también valenciano, le puso el nombre de estevia en honor a su colega. Algo que hizo a partir del latinizado Petrus Jacobus Stevus con que aquel firmaba sus escritos en latín. Un tipo de homenaje que, como recuerda Cecilio Garriga con varios ejemplos, es bastante habitual en el ámbito de la ciencia.

También señala el autor que no es una palabra tan nueva, puesto que ya aparece recogida, aplicada a la planta, en el Diccionario Nacional de Ramón Joaquín Domínguez  (1846-47). Una veteranía que, de momento, no ha sido argumento suficiente para entrar en el DLE (antes Drae).

Añadimos un detalle de la página 32 del cuarto volumen del libro Icones et descriptiones plantarum, quae aut sponte in Hispania crescunt, aut in hortis... (1797), del que también procede la lámina anterior, en la que Cavanilles explica la denominación dada a la Stevia SalcifoliaIn memoriam Petri Iacobi Stevii (vulgo Steve aut Esteve), Hispani Valentini Medici magni nominis et Botanices professoris in academia patria medio circiter saeculo XVI. Praeter opera typis edita quibus magnam sibi gloriam peperit, reliquit MSS. Dictionarium plantarum in Valentino regno nascentium: opus et copia et utilitate praestantissimum, si testibus oculatis credimus.



Pasamos a Fundéu que comenzó la semana proponiendo la expresión 'contracción del crédito' como alternativa al anglicismo credit crunch.

El martes nos recordaron que estar relacionado va seguido de la preposición con, no de la preposición a. Prosiguieron su diario ciclo advirtiendo que los numerales que hacen referencia a décadas se escriben siempre en singular: los ochenta y no los ochentas ni los 80's. Puro acoso, esta última precisión, a la escritura más pija. Pero lo que no habíamos visto nunca anteriormente es la expresión 'los años diez' que nos dicen es adecuada.

El jueves dieron su visto bueno al sustantivo  asignaturismo. Este es un neologismo que hace referencia a la segmentación del conocimiento que se produce al aprender por separado diferentes áreas del saber en multitud de asignaturas no suficientemente relacionadas entre sí.

Y como soso colofón semanal, un recordatorio de que la expresión adecuada para referirse a una cantidad que tiende a subir es 'al alza', y no 'a la alza'. 


Como lectura recomendada nos permitimos proponerles el artículo Barreras lingüísticas del catedrático emérito de Ingeniería Química José Coca Prados. Y como muestra de la ensalada mental que padecen algunos fabricantes de tales barreras, vean el despropósito de placa que el ayuntamiento de Barcelona ha colocado en la recién rebautizada calle Pepe Rubianes. Recordemos que el lugar de nacimiento de ese actor recordado por los más a causa de un exabrupto, en español es Villagarcía de Arosa y en gallego Vilagarcía de Arousa. Pero "Villagarcía de Arousa" es un inexistente topónimo que abunda en la ignorancia que exhibe la tropa rectora de BCN. Del mismo modo el rotulado gentilicio galaico - catalá no es ni español, ni gallego, ni catalán. Es puro dialecto ensaladamentalés del lenguaje ignorantés.

Y para calibrar la estupidez de la decisión del consistorio barcelonés no es malo leer el artículo Héroe en la Cuba de Castro, facha en la España de Colau publicado ayer en El País.

Así que maravillémonos tanto por el fondo como por las formas de esa "placa de Babel". Hagámoslo no menos que Helena Resano el pasado martes al ver un video grabado en un zoo de Washington. Lo presentaba comentando lo impresionante que era ver a una gorila primeriza dando a luz sin ayuda. ¡Ay, estas ecourbanitas!

Y maravillémonos también de que pueda generarse una polémica porque Pasapalabra   
acepte la grafía eusquera que el idioma sobre el que versa ese concurso ha dado tradicionalmente a la lengua vasca. En el siguiente enlace  pueden ver como contaba el asunto La Vanguardia. De ese diario nos traemos una tuitera muestra de la creciente cerrazón que cada vez se apodera de más gente en este país atestado de víctimas en busca de un motivo para serlo. No podemos sino desear un feliz deleite masoquista a seres tan ignorantemente cerril JEKS: es correcto pero me insulta (y nos permitimos cuestionar, además, ese pretendido 'ya lo sabía'). Otros indignados tuits pueden verse en el Huffington Post.

Y eso que les faltó a los pasapalabreros  aclarar que el grafismo con q fue el único presente en el DLE durante muchos años, como bien puede comprobarse con esa interesante herramienta que ofrece la real Academia llamada mapa de diccionarios. Como desasnador ejercicio, planteamos a tan indignadas gentes que se pongan a buscar kas en los textos clásicos del eusquera. En el siguiente enlace encontrarán, por ejemplo, la famosa carta bilingüe de 1537 escrita por Fray Juan de Zumarraga. Oportuno ahora que la neoinquisición ha dejado al franciscano sin calle e instituto en Durango (más sobre eso). Anímese vd. también a reescribir la historia desde anacrónicas categorías morales.

Asímismo resulta interesante comprobar como se han disparado las consultas recibidas en el diccionario académico sobre la voz eusquera/euskera. Estas son las cifras acumuladas de ayer y anteayer (hoy ya ascienden a 10.519):


Otra término cuyas consultas se han disparado es terrorismo. Imaginamos que más en busca de opinión sobre si cabe calificar como tal la agresión de Alsasua, ahora en pleno juicio, que por el reciente comunicado de Eta. Del lenguaje utilizado en este se ocupaba ayer Alex Grijelmo en el artículo Las trampas lingüísticas de ETA. Y las claves de lo primero no están, por contra, en el Diccionario, sino en otro artículo, el 573 del Código Penal. No se pueden confundir las acepciones de las palabras en los ámbitos coloquial y especializado. Ni reducir el terrorismo a la bomba lapa y el tiro en la nuca como dice Savater en su lúcida columna Agresiones. Después de las "peleas de bar" nadie se va a colgar delante de la casa de los agredidos una pancarta con el mensaje “Herriak ez du barkatuko” [El pueblo no perdonará].


Finalizamos con un enlace en el que encontrarán ayuda quienes no hayan podido resolver el ejercicio propuesto en la primera parte de esta croniquilla.






sábado, 21 de abril de 2018

Cosas de la lengua (16/2018 - 1ª parte)


Decíamos en el apunte 'La lengua de la 44' publicado el pasado mes de noviembre: vean por donde va ya la sigla LGTB que, aun así, está sometida a fuertes presiones ampliatorias... Pues esta semana nos hemos topado en eldiario.es con el adjunto titular extraído de una entrevista a un activista que gusta apodarse Putochinomaricón.

No vamos a entrar hoy en racismos. Como esto trata de centrarse en el lenguaje, lo que les proponemos es que prueben a ver si son capaces de asignar significado a cada letra de esa sigla. Vale utilizar cualquier medio de consulta.

“Ese acta” y esa querella tituló Alex Grijelmo el artículo del pasado fin de semana de su serie 'La punta de la lengua'. Censura en el mismo la reiteración, muchas veces periodística, en el error de masculinizar la palabra acta. Ello por incorrecta extensión de la norma gramatical que, para evitar la cacofonía, dispone que los sustantivos de género femenino que comienzan con a tónica lleven el artículo y los adjetivos indefinidos en masculino (“el acta” y “algún acta”).  Pero no aplica a los demostrativos, así que lo correcto es decir “esa acta” o “aquella acta”.

Fustiga también el extendido pleonasmo “querella criminal”, aprovechando con ello para excursionar por territorio Cifuentes con acotaciones ya ajenas al lenguaje. Le mandaremos nuestro inacabable TFS sobre la materia.

Una breve referencia al lenguaje visual y la llamada posverdad. También en El País, en este caso en el suplemento Verne, hemos leído una interesante aclaración sobre la historia de una foto tomada en 2007 por el reportero turco Fatih Özenbaş que posiblemente hayan visto recientemente: Ni Siria, ni Gaza: la historia detrás de la foto que resucita con cada conflicto bélico.

Al poco de publicar nuestra entrega anterior de esta lingüística serie, Fernando A. Navarro publicaba en el Laboratorio del Lenguaje del Diario Médico el artículo 'Pesticidas'. Constata en el mismo la paradoja de que el inglés llame plague a lo que nosotros llamamos ‘peste’ y utilicen pest para lo que nosotros denominamos ‘plaga’. Como efecto colateral, el idioma mundialmente dominante ha inducido la sustitución del término plaguicida, de uso tradicional en nuestro idioma, por el calco pesticida.

Al día siguiente, Carmen Serrano escribió como firma invitada sobre el programa Comskil (Communication Skills) desarrollado en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSK) de Nueva York, que ha sido impartido en Zaragoza por primera vez en un país de habla hispana. Se trata de un entrenamiento para comunicar malas noticias, dirigido al personal sanitario, que se basa en la utilización de actores que hacen el papel de pacientes con distintos estados de ánimo.

‘Phubbing’: la “in-movilización” de las relaciones es una reseña, a cargo de José Ramón Zárate, de un estudio publicado en el último número del Journal of Applied Social Psychology sobre las  consecuencias de esa práctica que toma su nombre de la contracción de phone (teléfono) y snubbing (desaire). Un punto previsible la conclusión de que conduce a la marginación social.

Fernando A. Navarro recorre en Marcas que se estrellan (I) algunas ejemplos de nombres comerciales desafortunados. Cita como primer ejemplo el de la consultora madrileña Cognodata, para pasar al campo de la medicina con el desaparecido Prefin de los extintos Laboratorios Miquel que era un analgésico opioide que se recetaba a los enfermos con cáncer terminal.

Como ejemplo adicional cita el medicamento homeopático Pollon fabricado por el laboratorio alemán Adelmar Pharma que, al menos está indicado (es un decir, recuerden que es homeopático) en casos de impotencia y otras disfunciones sexuales. Y otro más es la loción para aliviar el prurito en las dermatitis comercializada en Estados Unidos con el nombre de Sarna. Aunque en inglés el nombre de esa enfermedad sea mange o scabies, no se puede olvidar que el peso de los hispanos en la población de Norteamérica.

No hemos llegado a tiempo de utilizar el adjunto plano sobre los nombres el agua para ilustrar los comentarios que hemos dedicado a la serie de artículos del blog médico titulados Water, pero nunca es tarde para participarles esa curiosa pieza. En la web del lingüista checo Jakub Marian encontrarán otros curiosos mapas, aparte de cumplidas explicaciones sobre el que reproducimos a continuación , que muestra en rojo los territorios que dan al agua una denominación derivada del latín (enlace).


Como ya superamos las 700 palabras y nos queda bastante materia, insertamos aquí una pausa, emplazándoles a que se sirvan volver mañana a leer la continuación de este artículo. Adelantamos que incluirá una ayuda para quienes hayan tenido dificultades con el ejercicio propuesto al inicio.





viernes, 20 de abril de 2018

Los peligros de la metonima


Hay metonimias que, cuando se carece de la proximidad suficiente,  pueden resultar entre sorprendentes e incomprensibles. Ayer mismo veíamos a La Voz de Galicia convertir en notificadora de multas a María Pita, la heroína de la defensa de La Coruña contra el asalto realizado en 1859 por las tropas inglesas capitaneadas por sir Francis Drake. Se nos ocurre que quizá no todos los lectores potenciales de ese diario estén al corriente de que el ayuntamiento de la ciudad gallega preside la bonita plaza que lleva el nombre de tan brava mujer.

No son pocas las ocasiones en que es el conjunto de un texto el que da sentido a cierto desplazamientos semánticos. Hace bien poco podía leerse en eldiario.es lo siguiente: En esta última ciudad [Málaga] el Almirante Cervera protagonizó, junto a otros buques y a la aviación fascista, el que es uno de los mayores ataques contra la población civil durante la guerra. Fue un éxodo de cerca de 300.000 personas en febrero de 1938 al que se atacó por tierra, mar y aire, según las investigaciones

Si clican el enlace para leer el artículo completo verán que ese Almirante Cervera con dos mayúsculas, como también apunta el "otros" aplicado a los buques, es el crucero botado en 1928 con el almirante Cervera como epónimo. Interesante teoría la de ser culpable de lo que hagan las cosas bautizadas con el propio nombre que parecen haber aplicado en Barcelona.

Si han leído el artículo, quizá también hayan advertido el argumento de refuerzo: El Ayuntamiento recuerda que fue un alcalde franquista en 1942 quien puso su nombre a la calle en sustitución del republicano Alfredo Calderón. O sea, que también se es culpable de la filiación política de quien utilice tu nombre. De esta no se salva ni Ramón y Cajal.

Aunque el texto antes citado sea posterior al infame cambio de nombre de una calle de la Barceloneta, vamos a ser tan buenistas como para suponer que pueda haber sido una descontextualizada lectura similar la que llevara al consistorio barcelonés, asesorado por bien pagados "especialistas" en memoria histórica, a tomar tan estúpida decisión. La ignorancia es así. Y si se mezcla con resentimiento...pues para mear [en medio de la calle, por supuesto] y no echar gota.

Posiblemente ya hayan leído que el egregio militar desposeído de su calle, no tiene uno, sino dos bustos, en la fascista Cuba. Uno en el Museo de la Real Fuerza de La Habana, del que tan solo hemos conseguido una mínima foto, y otro en el castillo de los Tres Reyes, también conocido como castillo del Morro, de la ciudad de Santiago de Cuba. Como refleja la adjunta imagen, este último fue inaugurado el 25 de marzo del 2005 por el bien conocido fascista Raúl Castro (hagan un esfuerzo por entender la ironía quienes sean partidarios de la muy razonable teoría de la esfericidad del mapa político; la que propugna que los extremos del mismo son fronterizos).

También nos parece oportuno añadir una nota sobre una de las piezas de artillería del crucero bautizado con el nombre del insigne marino. Desde mediados de los años sesenta hasta el año ¿2006?, unos de sus cañones permaneció instalado en los jardines, ahora convertidos en rotonda, situados al final de la santanderina Segunda Playa de 'El Sardinero'. Una pieza que, tras ser retirada, pasó a formar parte de la colección del Parque-museo de la Marina española situado en Limpias (Cantabria), que es donde está tomada la adjunta imagen. Debajo mostramos una pareja de fotos de su emplazamiento frente a los edificios de Feygón y otra de su colocación original en la proa del navío.

 

Para finalizar, vamos a realizar un cariñoso reproche al dibujante Puebla por la anonimización de la viñeta que publicó el pasado día 17 en Abc. Con la caricatura tan apañada que le sale de Colau, ese dibujo pedía una muy concreta protagonista. ¡Anímate a combinar ambos dibujos, Puebla!








P.S.- Un himno no deja de ser una musical metonimia del alma, pongamos que un sinécdoque. Así que no era tan difícil colaborar a poner un poco de cordura. Bastaba algo así como 'creemos en el derecho de los aficionados  expresarse libremente, pero hay muchas formas de hacerlo sin ofender a los demás. Por una razón tan simple como que tampoco nos gusta que ofendan nuestros símbolos'. Va dado Bartoméu si cree que con sus poco conciliadoras palabras va a congraciarse con el independentismo.

Y algunos colectivos más radicales han optado por propugnar la abierta provocación. Claramente para ver si consiguen generar alguna agresión física. Desgraciadamente, el 1-O dejó bien clara la rentabilidad de ese mecanismo. Si tienen duda de que habrá golpes cuidadosamente filmados y difundidos por las redes, recuerden la lúcida viñeta de Ricardo.





jueves, 19 de abril de 2018

CaricaturArte 39: el Salón de 1857 (9ª y última parte)


Completamos hoy el repaso de la publicación Nadar Jury au Salon de 1857, a la que retornamos con la parodia del cuadro 'El vestidor' ('L'habillage') de Henri Pierre Picou. A continuación puede verse como el humorista fuerza la perspectiva para retitularlo 'La mujer con cola de pavo'.

Debajo, la bastante fiel recreación de 'La lettre' ( La carta) de Jacques Joseph Léopold Loustau que para Nadar se convierte en 'Curiosidad de mujer'.

 
 

'Trabajo ejecutado enteramente en pizarra por un ciego' subtituló Nadar su versión de la vista de la ciudad de  Edimburgo desde Calton Hill realizada por Frédéric Bourgeois, Barón de Mercey. Una panorámica que representó ostensiblemente fracturada por un golpe, expuesta junto a su propuesto autor.


Resulta destacable que el punto de vista es similar al utilizado en 1820 por Alexander Nasmyth en su cuadro  'Edinburgh from the Calton Hill' que reproducimos a continuación. 


El cuadro de Antoine Hébert reseñado en el catálogo como 'Les fienarolles de San-Angelo vendant du foin a l' entrée de la ville de San-Germano (Royaume de Naples)', hoy más conocido símplemente como 'Le Fienaroles de San Germano', veía a las vendedoras de heno que los protagonizan sufrir una severo adelgazamiento en la recreación, un hecho que el humorista atribuía a la malaria. Y es que este pintor había tenido su primer éxito en el Salón de 1850-1851 con el cuadro titulado 'La mal'aria'.


Pasamos a comparar el dibujo de 'Les deux pigeons' ('Las dos palomas') de François-Leon Benouville con un boceto de ese cuadro que se conserva en el Palais des Beaux-Arts de Lille. Una obra que no gustó a Nadar que manifestaba encontrarlo confuso.

 

Henri Durand-Brager presentó una colección de 21 cuadros numerados en el catálogo del 855 al 875, en los que  representó diversas escenas de la Guerra de Crimea que había finalizado en marzo del año anterior. Nadar optó por reseñarlos conjuntamente por medio de una intensamente bombardeada parodia de las panorámicas de los combates que se incluían en esa colección. Como las del sitio de Sebastopol que era el objeto de los dos lienzos de mayor tamaño de la serie que pueden verse más abajo (enlace a la web de las colecciones de Versallescollections.chateauversailles): 

 855- Siège de Sébastopol. Panorama des attaques de gauche vu de l'observatoire du maréchal Canrobert, 1855 (57,5 x 270,5 cm)

 856- Siège de Sébastopol. Panorama des attaques de gauche vu de l'extrême gauche, 1855 


Como última viñeta de las 48 que nos hemos traído del álbum de Nadar, casi un tercio, por tanto, del total, hemos escogido 'Les Glaneuses' (Las espigadoras) de Jean-François Millet. Y ello porque nos parece notable que fuera el único humorista que incluyó en su colección el que hoy es, con diferencia, el cuadro más famoso de cuantos se presentaron en aquel Salón. Buena prueba de ello son las numerosas 'apropiaciones' del mismo que este blog repasa en el CLIPDA XII.



Un elogioso comentario del humorista recibió el sentimiento íntimo y profundo de una pintura que calificaba como esencialmente democrática. La que le hacía evocar la cita que abre la novela de George Sand titulada 'La charca del Diablo' ('La Mare au Diable', título también traducido como 'El Pantano del Diablo'). Se trata de unos versos inspirados en el Génesis que se hicieron populares como pie del adjunto grabado de Hans Holbein en el que un agricultor ara mientras la muerte guía su tiro:


À la sueur de ton visaige
Tu gagnerois ta pauvre vie,
Après long travail et usaige,
Voicy la mort qui te convie.


Con el sudor de tu frente
Te ganarás tu pobre vida
Tras largos trabajos y fatigas
Verás que la muerte te convida

Al margen de las abundantes referencias satíricas a la gran cita parisina con el arte del año 1857 que hemos ido viendo a lo largo de nueve entregas, nos parece oportuno incluir en este repaso la panorámica de la galería principal publicada en el número de L'Illustration fechado el 20 de junio.


Ampliamos la vista del paramento izquierdo para comprobar que el cuadro que ocupa el centro es 'El Congreso de París de 1856' ('Le congrès de Paris en 1856'). Un cuadro de Édouard Dubufe del que adjuntamos una imagen fotográfica. La pintura muestra una de las reuniones que tuvieron lugar en París entre el 25 de febrero y el 30 de marzo de 1856 para firmar la paz de la Guerra de Crimea. Un detalle de los representados puede verse en el artículo dedicado a este cuadro en la Wikipedia.

A la izquierda  pude verse el retrato  de la emperatriz Eugenia de Montijo oficialmente titulado en el catálogo 'Portrait en pied de S. M. l'Impératrice tenant sur ses genoux le Prince impérial', una obra del alemán Franz Xaver Winterhalter que era una de los retratistas preferidos de la familia imperial. Cabe recordar que este artista había presentado en el salón precedente una muy celebrada representación de la emperatriz rodeada de su damas de honor (ver CaricaturArte 24).


Curiosamente, en la foto tomada por Pierre Ambroise Richebourg, el imperial retrato aparece colocado en diferente posición, bajo el Congreso de París (a cuya izquierda puede verse el 'Suplicio de una vestal'  comentado en CaricaturArte 35). La emperatriz aparece flanqueada por los retratos del mariscal Pélissier, duque de Malakoff (izda.), un óleo de Henryk Rodakowski, y por el retrato del mariscal Baraguey-d’Hillier de Charles-Philippe Larivière.

  

Este pintor también presentó un retrato del almirante Parseval-Deschênes que puede verse en otra de las fotos de Richebourg colocado a la derecha del cuadro titulado 'Llegada de S.M. la reina de Inglaterra al Palcio de Saint-Cloud' ('Arrivée de S.M. la reine d’Angleterre au Palais de Saint-Cloud') de Charles Louis Muller. Este lienzo que representa una escena ocurrida el 24 de agosto de 1855, se perdió durante un incendio ocurrido durante la Guerra franco-prusiana a pesar de los esfuerzos por rescatar el cuadro que narra en su diario el yerno de la Reina Victoria, Federico de Prusia. Un personaje que cuenta como intentó que los rescatadores recortaran al menos el retrato de su esposa para salvar ese fragmento. La imagen que adjuntamos es un boceto de 73 x 60 cm que se conserva en el Palacio de Buckingham (enlace a la ficha de la Royal Collection).

 

En relación con la última foto, queremos recordar que los cuadros bélicos de la parte inferior se comentan en CaricaturArte 34.

Finalizamos este extenso recorrido por el Salón de 1857 con algunos grabados publicados en el semanario L'Illustration representativos de cuadros ambientados en España. Junta a estas líneas puede verse la ilustración dedicada 'Las Seguidillas' de Antoine Dumas y, debajo, 'El Caballero' de Eugène Giraud.

Este pintor presentó, además, 'Arrieros arrivant à la posada' y 'Le guitarrero'. En Caricaturarte 13 se comentan otros cuadros de temática española de ese artista que pudieron verse en el Salón de 1851.

Cerramos el apunte con dos reproducciones de 'Les deux écoliers de Salamanque' de Eugène-Ernest Hillemacher. Una representación del prefacio de la novela picaresca francesa 'Gil Blas' (L'Histoire de Gil Blas de Santillane) escrita por Alain-René Lesage, que fue publicada en tres entregas entre 1715 y 1735. La introducción representada narra el hallazgo por los estudiantes de una tumba con la inscripción 'Aquí está enterrada el alma del licenciado Pedro Garcías'. Acompañamos el grabado publicado en L'Illustration, del que solo tenemos una copia de escasa calidad, con otro con mejor definición publicado en el 'Magasin Pittoresque'. Es notable que en este último, realizado a partir de un dibujo de Hippolyte Pauquet, se transcribe la mayor parte de la inscripción de la tumba de forma ilegible.
  






Anexo: enlaces a los apuntes anteriores sobre el Salón de 1857


CaricaturArte 31  Daumier en Le Charivari

CaricaturArte 32  Journal Amusant del 18 de agosto 

CaricaturArte 33 Journal Amusant del 1 agosto

CaricaturArte 34 Journal Amusant del 5 de septiembre

CaricaturArte 35 Journal Amusant 19 de septiembre 

Caricaturarte 36 Salon de 1857 Illustré par Cham (1ª parte)

CaricaturArte 37 Salon de 1857 Illustré par Cham (2ª parte)

CaricaturArte 38 Nadar Jury au Salon de 1857 (1ª parte)